rse csr sostenibilidad

Hace unos días el Club de Excelencia en Sostenibilidad presentó en la sede del IE en Madrid la sexta edición del Estudio Multisectorial sobre el estado de la Responsabilidad Corporativa de la Gran Empresa en España. Además de para volver a ver a caras conocidas del ámbito, el evento fue muy enriquecedor desde el punto de vista de los hallazgos y los aprendizajes a los que llegué participando. Empiezo con los hallazgos más relevantes del estudio, aunque merece la pena descargarlo y revisar a conciencia todo el contenido. Lo más destacable, desde mi óptica, precisamente porque esto suele formar parte del discurso en los eventos de RSE de América Latina, es que en un 83% de las grandes empresas españolas la estrategia de sostenibilidad está alineada a la estrategia de negocio.

Es decir, que en términos de gestión, lo que la empresa hace en RSE ya se mide y evalúa formalmente como parte de los resultados del negocio y que las políticas de RSE/ sostenibilidad no son un mundo paralelo para los hippies de la organización, sino que están estratégicamente orientadas a impactar de forma positiva en el entorno y en la empresa.

Otro hallazgo importante es que cada vez más empresas; 54% en este estudio, cuentan con un CSO (Chief Sustainability Officer) o Director de RSE que depende directamente del primer ejecutivo reportándole de forma frecuente, y además con una comisión interna para
el tema donde se sintetizan los resultados sobre los indicadores de responsabilidad social empresarial (sí, porque ahora ya la RSE se mide).
Los ODS también forman parte de la ecuación en el 65% de los casos, con empresas informando sobre los que más impactan.

En términos de Gestión, el único hallazgo que me sorprende de forma negativa es que solamente el 69% de las empresas tienen identificados, segmentados y priorizados a sus grupos de interés y han definido un marco de relación y diálogo con ellos para considerar
periódicamente sus expectativas. Eso nos deja a un 31% de empresas grandes perdiéndose la oportunidad de escuchar y desarrollar procesos de innovación gracias a los insumos de sus principales stakeholders. Desarrollar una estrategia de sostenibilidad sin escuchar ¿es una práctica responsable?.

¡Más hallazgos sorprendentes! La RSE se vuelve prácticamente obligatoria para las empresas (PYMES incluidas) de la cadena de valor; 77% de las organizaciones trasladan con carácter obligatorio los criterios de RSE a los proveedores de productos/servicios con mayor
riesgo sobre el negocio. El 67% de las empresas no compran a proveedores que no cumplan los criterios exigidos de RSE y un 46% tiene cláusulas de rescisión de los contratos en caso de incumplimiento de las condiciones.

Si nos vamos al terreno de la ética, lo más relevante es que tengamos que seguir hablando de ella presentando estudios de sostenibilidad, como si no fuese un mínimo básico del que partir, como el cumplimiento legal. Y parece que no lo es, porque aunque triunfalmente se habla de
un 80% de empresas que cuentan con un sistema integral de gestión de la ética que incluye código ético, acciones formativas e informativas, y herramientas para prevenir, identificar, gestionar y minimizar posibles incumplimientos, lo único que no puedo dejar de
preguntarme es ¿qué pasa con el otro 20%? Porque no podemos dejar a un lado que son las principales grandes empresas españolas…

En términos ambientales el compromiso (76%) está en la reducción de la huella de carbono y emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) y en la lucha contra el cambio climático. La movilidad sostenible no es tema aún para el 60% de las empresas.
En el ámbito social nada nuevo bajo el sol. Se sigue realizando inversión, cada día más estratégica y alineada a las acciones de RSE (99% de las empresas la ejecutan).

Con respecto a la gestión del recurso humano, 87% de las empresas consultadas cuentan con un plan de diversidad u otras iniciativas para garantizarla, un 48% no cumple con los requisitos de contratación de personas con discapacidad y a un casi 20% de las empresas
este colectivo no podría entrar porque la falta de accesibilidad se lo impediría.

Las noticias mejoran en términos de conciliación con un 97% de empresas que cuentan con medidas para garantizarla y un 63% con políticas específicas en este rubro que se evalúan frecuentemente. Algunas reflexiones o aprendizajes posteriores al evento y a la lectura del Estudio:

• La primera es que en Latinoamérica la conversación y la acción es bastante similar. Cuando
compartí la información del estudio con nuestros clientes en México o Centroamérica, no
hubo ninguna expresión de sorpresa. Obviamente el contexto define los temas a tratar en las
estrategias de sostenibilidad, pero los comportamientos de las empresas son muy
parecidos.
• A pesar de que las cadenas de valor son tendencia y cada vez se tiende a formalizar más la
manera en la que la gran empresa se “hace cargo” de sus impactos, la información sobre
PYMES todavía no es prioridad.
• Si la RSE no se reporta a la Junta Directiva de la organización como parte de la estrategia y
resultados del negocio, son acciones aisladas o filantropía. Solamente cuando hay un
presupuesto asociado, la RSE se valora realmente.
• Los grupos de interés son ese gran desconocido para la empresa al que saben que
necesitan pero todavía no entienden cómo incorporar. Y conversar con ellos representa una
oportunidad enorme de generar innovación responsable que a quien está sabiendo
aprovechar, le está trayendo grandes beneficios.
• Y que la comunicación responsable, aunque no es prioritaria, cada vez está adquiriendo
mayor relevancia. Además de reportes formales de sostenibilidad, las estrategias de las
empresas para transparentar su actuación cada vez son mayores, mejores y están más
reguladas.

>>>  Descarga aquí el IV Estudio Multisectorial 2017