Niños, niñas y adolescente son los futuros dirigentes, clientes, inversores y empleados del mundo empresarial. Sin embargo, la protección de sus derechos muchas veces es obviada.  Recientes estudios en América Latina lo evidencian: solo 27% de las empresas de la región tiene políticas relacionadas con la prohibición del trabajo infantil; el 32% toma medidas para asegurar que sus productos y/o servicios sean seguros para niños y niñas y solo el 34% regula la comunicación dirigida a niños, niñas y/o adolescentes.

Como lo evidencian las cifras: menos de la mitad de las empresas encuestadas ha comprendido que el tema de los niños y niñas en la región es estratégico para el negocio. Si sigues leyendo conocerás por qué la protección de los niños y niñas es importante para el sector privado y cuáles pueden ser los primeros pasos para empezar a incorporarla en la estrategia de sostenibilidad de tu organización.

¿Por qué es importante proteger los derechos de niños y niñas?

En todo el mundo las empresas tienen impactos sobre los niños, intencionales y no intencionales, directos o indirectos, positivos o negativos, ya sea porque les proveen trabajo a sus madres y padres de familias, porque producen o comercializan productos que serán usados por niños o porque afectan su entorno al estar cerca de escuelas o lugares de recreación y juego. Tales impactos deben ser gestionados responsablemente a fin de disminuir los riesgos que estos implican no solo para la sociedad, sino para la continuidad de la empresa a largo plazo.

  • Aporte a los ODS.

Por otra parte, de las 169 metas de los 17 ODS, 48 son muy relevantes para la niñez, por lo que incluir temas de protección de la niñez es una forma de aportar directamente a la agenda 2030 de Desarrollo Sostenible creada por la ONU en el 2015.

  • Fuerza laboral saludable.

Un niño o niña que crece gozando de todos sus derechos será una persona con la capacidad de potenciar enormemente el desarrollo de su comunidad, contribuyendo a sociedades más solidarias, más sostenibles y con mayores oportunidades. Las empresas necesitan estas sociedades que les provean una fuerza laboral saludable para crecer y permanecer en el tiempo.

¿Qué puedes hacer en tu empresa por los derechos de niños y niñas?

  • Capacita a tus empleados y proveedores para ampliar el círculo de aliados en la protección de la niñez.
  • Informa a padres, madres y cuidadores sobre cómo educar sin violencia.
  • Incluye una política de proveedores que tenga en cuenta la prohibición del trabajo infantil y cualquier otra forma de violencia contra niños, niñas, adolescentes y sus familias.
  • Promueve iniciativas internas para apoyar a los padres y madres que trabajan, en particular durante los periodos de embarazo, lactancia y primera infancia. Por ejemplo crear políticas de no discriminación, flexibilidad de horarios, tiempos para atender la vida familiar, adaptaciones de infraestructura (guarderías y sala de lactancia).
  • Apoya y protege las leyes que crean los gobiernos para salvaguardar la niñez.
  • Únete a otras empresas y creen juntos una campaña de sensibilización contra la violencia intrafamiliar.
  • Asegúrate que en tu plan de comunicaciones y mercadeo esté contemplado brindar información en un lenguaje sencillo a los niños y niñas, adecuándolo a su edad y teniendo en cuenta barreras de discapacidad e idioma.
  • Levanta una política en la que niñas, niños y adolescentes no se consideren consumidores. Controla el marketing y la publicidad hacia ellos.
  • Además, representa de manera positiva y digna a los niños, niñas y adolescentes en la publicidad. Evita reforzar estereotipos de género y posiciona la niñez y la juventud como motor de cambio social.

¿Qué más puede hacer la empresa?

  • Realiza estudios de debida diligencia para entender los impactos negativos y positivos que tiene tu actividad comercial en la niñez y la adolescencia.
  • Evita el acceso de los niños a productos y servicios que pueden ser peligrosos.
  • Protégelos de productos que pueden afectarles como alimentos y bebidas con altos contenidos calóricos o de la promoción de los sustitutos de la leche materna, los cuales desincentivan la lactancia materna.
  • En el caso de que tu empresa tenga un megaproyecto de infraestructura, energía, agua y turismo, realiza de consulta previa para evitar afectar la cultura, las tradiciones y economías de las comunidades locales, incluyendo la niñez.
  • Financia programas de gobierno, organismos internacionales y nacionales, y organizaciones del sector social.
  • Desarrolla campañas de comunicación de gran alcance para promover sus derechos.
“No les pedimos a las empresas que hagan algo diferente a su actividad normal, les pedimos que realicen su actividad de manera diferente.”
Kofi Annan

 

 

0
Comments

Deja un comentario