Como hemos visto en muchas ocasiones, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es la responsabilidad que tiene una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan. Para hacer frente a esa responsabilidad, las compañías tienen a su alcance diferentes estrategias y herramientas.

La Creación de Valor Compartido (CVC) es una de esas herramientas, ya que permite a la empresa generar valor económico para el negocio a la vez que logra un impacto positivo en la sociedad.

La CVC procura la mejora de las condiciones sociales del país a través de la identificación de oportunidades para la compañía. Es decir, rediseña el modelo de negocio para aumentar el valor económico y social simultáneamente. Parte de 3 supuestos:

– Los problemas sociales e impactos ambientales generan costos a las empresas
– Las debilidades en las comunidades afectan sus niveles de productividad
– Las necesidades sociales representan las oportunidades de negocio

Las estrategias de CVC son muy diversas y están condicionadas por la actividad que realiza la compañía. Pueden estar enfocadas en:

– Rediseñar productos y servicios para atender nuevas necesidades sociales
– Fortalecer la cadena de valor para obtener mejoras en los suministros
– Mejorar el entorno del negocio

¿Cómo identificamos estrategias de valor compartido?
– Analizamos las necesidades sociales que existen así como nuestros impactos positivos y negativos
– Revisamos la cadena de valor y cómo el negocio aporta a lo largo del ciclo de vida de producción o generación del servicio
– Identificamos oportunidades para la empresa de cubrir nuevos mercados o reducir costos

De esta manera, la empresa es capaz de ayudar a resolver una situación social desventajosa y, simultáneamente, incrementar su propia competitividad. Pero no podemos confundirnos con las empresas sociales ya que las estrategias de CVC tienen como punto de partida que el lucro es el objetivo del negocio.

0
Comments

Deja un comentario